Cristo Rey
Instituto Cristo Rey
Quiénes Somos Legión de Cristo Rey Publicaciones
Contáctenos
“Oportet Illum regnare” (1 Cor 15,25) La Santa Sede
News.va
Catholic.net
Ejercicios Espirituales
Calendario Apostólico Consultas Vocacionales Cómo Ayudarnos
 
 
Legión de Cristo Rey

La Legión de Cristo Rey es una “asociación pública de fieles”, unida de manera indivisible al Instituto Cristo Rey, integrada por hombres y mujeres de todas las edades y estados de vida. Su finalidad es la extensión del Reino de Jesucristo entre los hombres por la santificación de sus miembros, en el estado y condición de vida al que Dios les ha llamado, y por una acción apostólica personal y organizada al servicio de la Santa Madre Iglesia.

Carisma y Misión de la Legión de Cristo Rey

La Realeza de Cristo, tanto individual como social, es el carisma, la misión y la razón de ser de la Legión de Cristo Rey (en adelante “Legión”), al igual que del Instituto Cristo Rey (en adelante “Instituto”), del cual depende.

Misión propia de los Legionarios es hacer reinar a Jesús en individuos, familias y naciones, pero comenzando por dejarle reinar en ellos mismos, en sus mentes y en sus corazones. La Realeza social, fin primario de la Legión, será la lógica consecuencia de la Realeza interior de Aquel que pudo decir: "Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida" (Jn 14,6).

El empeño por el Reinado Universal de Jesucristo les obliga a trabajar como fermento en la masa, y les exige tomar conciencia de sus deberes cívicos de justicia y caridad sociales, exigidos por sus propios deberes para con Cristo Rey y con la Patria; igualmente, a asumir, aun a costa de grandes sacrificios, sus responsabilidades sacerdotales, religiosas, profesionales, políticas y sociales, según las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia.

Los integrantes de la Legión se consolidarán en el carisma de la Realeza de Cristo en la fragua de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, cuya organización y difusión constituye el apostolado "típico" de la Legión. Todos deberán asimilar lo mejor posible el espíritu y el estilo del Instituto, del cual dependen, y al cual, en cierta manera, representan.

(De los Estatutos de la Legión de Cristo Rey, 4-6)

La demás información sobre la Legión de Cristo Rey se encuentra en el siguiente sitio web:

www.legiondecristorey.org


Cómo está formada la Legión

La Legión consta de dos ramas, masculina y femenina, y cada rama está compuesta por distintas secciones según las edades y estados de vida: clérigos y religiosos, laicos adultos, jóvenes, adolescentes y niños.

El gobierno de la Legión está compuesto por un Consejo Directivo General y por Consejos Directivos Zonales, que a su vez tienen bajo su responsabilidad las distintas secciones y grupos existentes en cada zona. Todas las zonas en las que se divide la geografía apostólica de la Legión se encuentran bajo la dirección de un Sacerdote de Cristo Rey, designado por el Superior General del Instituto Cristo Rey y su Consejo.

La Sede de gobierno de toda la Legión de Cristo Rey se encuentra en San Luis, Argentina, donde ha sido erigida canónicamente. Está presente en numerosas ciudades de la amplia geografía argentina, en las Arquidiócesis de Washington y Miami, en los Estados Unidos, y cuenta con una Delegación en Roma, Italia.

Dos secciones peculiares de la Legión

Si bien la gran mayoría de los miembros de la Legión son fieles laicos también existen dentro de ella dos secciones que tienen características especiales: la de clérigos y consagrados, y la de miembros consagrados de la Legión. Ambas secciones por su índole peculiar, se encuentran de una manera especial y más directamente que las demás secciones bajo la "alta dirección" del Instituto Cristo Rey (cfr. Código de Derecho Canónico, c. 303).

Clérigos y Consagrados

Los clérigos (sacerdotes y diáconos), consagrados y aspirantes al sacerdocio pueden formar parte de la Legión, beneficiándose del carisma espiritual y apostólico del Instituto Cristo Rey. Dicha vinculación a nuestra Obra tiene el fin de cultivar la vida espiritual, la formación y la cultura de los clérigos y consagrados, en plena conformidad con las características de la propia vocación, así como con los vínculos que de ella se derivan. Esta participación en nuestro carisma se ve reforzada con el hecho de que para el Instituto Cristo Rey la atención a las personas consagradas, particularmente de los clérigos, constituye su fin primario, y también porque “para hacer reinar a Jesucristo en el mundo, ninguna cosa es tan necesaria como la santidad del clero, porque, con el ejemplo, con la palabra y con la ciencia, debe ser guía de los fieles, que serán siempre tal y como sean los sacerdotes: sicut sacerdos sic populus”, como afirmó San Pío X (Carta al Cardenal Vicario, 5 de mayo de 1904).

La vinculación de los clérigos y consagrados, con la autorización de su Obispo o de sus respectivos Superiores, no tiene carácter jurídico ni afecta a su pertenencia a la Diócesis o a los Instituto religiosos de los que formen parte. Se ha de regular conforme a los Estatutos de la Legión y a la norma del Derecho (cfr. Código de Derecho Canónico, cc. 278, 2 y 307, 3), la cual les recomienda que “tengan en gran estima sobre todo aquellas asociaciones que, con estatutos revisados por la autoridad competente, mediante un plan de vida adecuado y convenientemente aprobado así como también mediante la ayuda fraterna, fomentan la búsqueda de la santidad en el ejercicio del ministerio y contribuyen a la unión de los clérigos entre sí y con su Obispo” (Código de Derecho Canónico, c. 278, 2).

Miembros consagrados de la Legión

Dentro de la Legión algunos laicos, hombres y mujeres, se han sentido llamados a consagrarse a Dios para y dedicarse de modo completo a la vida de nuestra Obra. La manera de vivir esta dedicación completa a Dios y a su Iglesia, a través de la LCR, varía de acuerdo a la invitación que el Rey divino les haga: algunos la viven de manera individual y otros llevando una vida fraterna en común. La práctica de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia es una característica propia de aquellos que llevan vida fraterna en común y es facultativo para los que se consagran de manera individual.

Los miembros y consagrados que en algún momento descubran el llamado al sacerdocio o a la vida religiosa pueden seguir esta vocación. No por esto la vida consagrada en la Legión se convierte en una etapa intermedia sino que se trata de una auténtica y plena vocación en sí misma.

Espíritu y estilo de la Legión

Legión de Cristo Rey, como toda Obra de apostolado laical, tiene su personalidad:
un espíritu y un estilo.

El “espíritu” es algo interior: su ser.

El “estilo” es algo exterior: su modo de ser.

El espíritu del Legionario es el del “hombre ignaciano”, fraguado en la Escuela de los Ejercicios, fundamentalmente en las meditaciones “clave”: Principio y Fundamento, Reino de Cristo, Dos Banderas, Tercer grado de humildad y Contemplación para alcanzar amor; juntamente con las Reglas de elección, de Discernimiento de espíritus y de Sentir con la Iglesia.

El “hombre ignaciano” es un “convertido”, muerto al espíritu del mundo, enamorado de Cristo, de la Santísima Virgen, de la Iglesia, y lanzado con entusiasmo a la salvación de todos los hombres, “a tiempo y a destiempo” (2 Tim 4,2).

En otras palabras: espíritu contemplativo y espíritu militante.

¡Los Legionarios deben llevar siempre el Plan de Dios en la cabeza y en el corazón!

En cuanto al estilo, lo tenemos magníficamente expresado y simbolizado en la figura tradicional y sugestiva del “caballero cristiano”, con todo lo que encierra de grandeza, de magnanimidad, de nobleza, de entrega, de sacrificio... ¡caballeros cruzados, que sueñan con instaurar TODO en Cristo (Ef 1,10), a fuerza de fe, de esperanza, de caridad, de paciencia y de coraje.

Las Legionarias tienen su ejemplar acabado en las “mujeres fuertes” del Antiguo y del Nuevo Testamento, y en las grandes mujeres de nuestra Iglesia: Ester, Judit, la madre de los Macabeos, María Magdalena, Juana de Arco, Isabel la Católica, Catalina de Siena, Teresa de Jesús... y, por encima de todas, naturalmente, la Santísima Virgen, la MUJER por excelencia.

“Engañosa es la gracia, vana de belleza; la mujer que teme a Dios, ésa es de alabar”.

“La mujer fuerte ¿quién la hallará? ¡Vale mucho más que las perlas!” (Prov, 31).

Las Legionarias deben ser mujeres con mucho sentido común y gran corazón de madre; equilibradas, bien formadas, serias y alegres, tradicionales y actualizadas, sin ñoñerías, ni sensiblerías, ni coqueterías... ¡llenas de Dios y de celo de las almas!... nuevas Evas, firmes al pie de la cruz, a imagen de María, para dar a los hombres la fuerza para luchar hasta el fin y dar testimonio hasta el martirio... (cfr. Mensaje del Concilio a las mujeres).

No somos un grupo político ni “social”.

En Legión, lo primero que se exige es virtud.
Lo demás vendrá por añadidura (Mt 6,33).

Y entre todas las virtudes, tendríamos que destacar, en primer lugar a la reina, que es la caridad.
¡Es un mandato del Señor!

“Esto os mando: que os améis unos a otros” (Jn 15,17).

Otra virtud que conviene resaltar, debido, sobre todo, a los tiempos en que vivimos, es la fortaleza.

Fortaleza, en primer lugar, para vencerse a sí mismo, teniendo a raya las pasiones. ¡Qué lucha!, ¿verdad?

Fortaleza para no rebajar el Ideal, frente a tanta cobardía y mediocridad... y aguantar las consecuencias.

Son fundamentales otras dos virtudes: Mansedumbre y humildad.

Fijémonos en un detalle del Evangelio. Dice Jesús: “Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón” (Mt 11,29).

¿Por qué nombró Cristo precisamente estas dos virtudes, y no otras, siendo así que es Maestro en todas?

La mansedumbre y la humildad son dos virtudes muy poco comunes y muy difíciles de practicar, pues se oponen a esas dos grandes pasiones, que tanto dominan al hombre, haciéndole caer en innumerables pecados: la cólera y la soberbia.

La mansedumbre y la humildad fueron virtudes desconocidas hasta el Cristianismo, y en ellas se puede sintetizar toda la vida cristiana.

Jesús se distinguió, claro está, en todas las virtudes, pero de un modo particular, en estas dos, sobre todo en la Sagrada Pasión.

La humildad es el fundamento de la mansedumbre, así como la mansedumbre es el brillo de la humildad.

Ambas hacen amable la verdad, dulce el sacrificio, y atraen irresistiblemente a los demás.

Sin obediencia no se puede hacer nada, ni siquiera se puede concebir Legión, cuya sola palabra ya está indicando organización, jerarquía, autoridad, cuerpo.

Naturalmente, se trata de una obediencia adulta, por consiguiente incluye el diálogo, la responsabilidad, el espíritu de iniciativa, como corresponde a personas conscientes, que comulgan con un mismo Ideal, y llevan adelante una empresa común, en pos de un Rey “hecho obediente hasta la muerte de cruz” (Flp 2,8).

Hemos de sacrificar todo individualismo y todo puntillo de honra (amor propio) en aras del bien común, para gloria de la Iglesia, que es nuestra única razón de existir.

Cada cual en su sitio... ¡y todos llevando la Obra adelante, con buena voluntad y alegría!

Nadie ambicione cargos, sino trabajo y servicio.

Es necesaria también una gran pureza de corazón. Seamos sencillos, procediendo siempre con rectitud, honestidad y lealtad. ¡Detestemos la doblez, la mentira, los segundas intenciones...!

Además de una vida espiritual intensa, los Legionarios tienen que estudiar mucho y bien, a fin de alcanzar una sólida formación doctrinal.

Es preciso asimilar bien los grandes principios de la Filosofía, de la Teología y de la Espiritualidad cristiana, conocer a fondo la Sagrada Escritura, las grandes Encíclicas de los Papas y los más importantes Documentos del Magisterio eclesiástico, en particular los referentes a la familia, a la moral profesional y a la cuestión social.

Tenemos que tomamos el tiempo suficiente para estudiar con regularidad, método y selección de textos. ¡Es un deber grave para todo católico militante!

Hace falta también eficiencia.

Trabajar, con orden, con perseverancia, con sentido de oportunidad, buscando y adaptando los medios más eficaces para lograr el fin que se pretende. ¡No hacer las cosas sin reflexionar!

La piedad y la doctrina deben desembocar en una acción concreta y positiva.

Tenemos que conocer las personas, los ambientes, las posibilidades, vivir el “aquí y ahora”, sin dejar para mañana lo que debemos hacer hoy.

He aquí definido en síntesis, el espíritu y estilo de Legión.

No somos ni “abiertos”, ni “cerrados”, ni de “izquierdas”, ni de “derechas”, ni “progresistas”, ni “tradicionalistas”.

¡SOMOS CATOLICOS! y punto.

Por eso amamos y defendemos apasionadamente la tradición, y aceptamos lógicamente todo sano progreso.

Pretendemos, con la ayuda divina, hacer “fuego nuevo”, porque el estado actual de la humanidad y, en buena parte, del Catolicismo, nos disgusta, nos aburre y nos cansa...

Hoy día en que están tan de moda las “experiencias”, quisiéramos que nos dejen hacer sólo una: vivir como los primeros cristianos.

Acción apostólica de la Legión

Los grupos de la Legión de Cristo Rey tienen reuniones periódicas de oración, formación y organización de las actividades apostólicas:

_ en primer lugar, los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola;
_ también los retiros de perseverancia,
_ convivencias de Legión,
_ reuniones de matrimonios y de profesionales,
_ cursos bíblicos y de Doctrina Social de la Iglesia,
_ Entronización de Sagrado Corazón de Jesús en los hogares y lugares de trabajo, etc.

La Legión juvenil de Cristo Rey, además tiene actividades especiales anuales, como son la Misión y el Encuentro de todos los jóvenes de la Obra.

Desde su identidad y compromiso con la Obra de Cristo Rey, los Legionarios y Legionarias han de ser sensibles a las necesidades de la Iglesia universal, colaborando con “sentido de Diócesis” (cfr. Concilio Vaticano II, Apostolicam actuositatem, 10) con las demás obras y asociaciones de apostolado, como por ejemplo en la catequesis, en la liturgia, en las actividades caritativas y educativas de la Diócesis o de las parroquias a las que pertenecen.

Una gran familia...

Más que una Asociación, podemos decir que la Legión, junto al Instituto del que depende, es una gran familia, dentro de la más grande familia, que es la Santa Madre Iglesia.

Recuerden los legionarios que el verdadero apostolado tiene que ser una participación en el apostolado jerárquico de la Iglesia, a la cual únicamente confirió Cristo la misión de evangelizar. La evangelización deben realizarla no predicándose a sí mismos o sus ideas personales, sino solamente en cuan­to enviados por la Iglesia, en nombre de Ella, fieles al Mensaje, del cual Ella sola es depositaria. Conviene que la Iglesia crezca y que la Legión disminuya (cfr. Jn 3, 30).

Esfuércense todos en mantener un clima de caridad fraterna y unidad en Cristo Rey, haciendo realidad las palabras del Señor: “Donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy Yo en medio de ellos” (Mt 18,20).

Todas las secciones y grupos de la Legión deberán ser otros tantos cenáculos de caridad y unión, de paz y alegría, donde arda el fuego del Espíritu Santo, Amor del Padre y del Hijo, a semejanza de los primeros cristianos que tenían “un solo corazón y una sola alma” (Hch 4,32), con la convicción profunda de que “cuanto más se pasa en vergonzoso silencio el nombre suavísimo de nuestro Redentor, así en las reuniones internaciona­les como en los parlamentos, tanto más es necesario aclamarlo públicamente, anunciando por todas partes los derechos de su real dignidad y potestad” (Pío XI, Encíclica Quas primas), porque “es necesario de que El reine” (1 Co15,25).

(De los Estatutos de la Legión, 45-46)


 
 
  “Al denominarnos nosotros ‘cristianos’ nos denominamos como ‘la gente del Rey’, como hombres que reconocemos en El al Rey” Benedicto XVI